Apacible lugar que por su ubicación y altitud, invita al descanso. La iglesia, destaca por encima de las casas de piedra. Imprescindible visitar la Finca de Ribavellosa, con acceso desde la N-111

Sobre el embalse de El Rasillo se levanta este pueblo rodeado de pinares. Sorprende el contraste existente entre la construcción tradicional en el entorno de la Iglesia.

Paisaje que domina, que invita a caminar y sentirse dentro, a pasar un rato mirando al bosque y relajarse. Subir a la ermita de la Virgen y contemplar el pueblo como apenas se mueve.

Recursos

12

El esplendor de antaño se aprecia en sus casas blasonadas y su privilegiado entorno nos trasmite valores de respeto a la naturaleza y solidaridad.

Recursos

8

En la parte más baja de las laderas de Serradero, al final de la Sierra de Moncalvillo destaca Nestares, que es el primer pueblo de características cameranas observables en su arquitectura. En sus casas se mezclan piedra, adobe y madera.

Recursos

11

Sobre su término se alarga el Cordal del Serradero que separa el Valle del Iregua del situado en el río Najerilla. Posee los vestigios más antiguos del poblamiento camerano, datados en el Paleolítico medio. En época más moderna.

La población se sitúa en las laderas de dos cerros enfrentados y separados por el río Albercos, que desciende de las laderas de Mojón Alto (1.766 m), cumbre que domina la comarca.

Recursos

8

Nos encontramos ante un pueblo camerano vinculado a la tierra, confundido con el ocre color de los adobes que nos recuerdan las tierras rojizas que antaño criaron el centeno.

Recursos

10

Población en ladera, atravesada por la carretera general N-111 que abre el casco urbano en dos por su espacio ajardinado central, denominado aquí como El Prado, y ofreciendo al viajero su fotografía más bella.

El viajero ante la visita a esta villa tiene sensación de capitalidad. De hecho, es la Cabecera de la Comarca y el centro de los Cameros.

Recursos

13

El viajero intuye rápidamente que Viguera fue un enclave importante donde se unieron influencias de varios pueblos. Su acceso porticado nos habla de antiguo enclave defensivo, y un paseo a su mirador nos confirma su privilegiada situación.

Su caserío se sitúa en una soleada ladera en la margen izquierda del río Iregua en la confluencia con su afluente el río Santos, como llaman en el lugar al Albercos, que surge del embalse de Ortigosa.

Su casco urbano y el medio natural que lo rodea se encuentran en perfecta armonía, fruto de una convivencia respetuosa mantenida durante siglos.

Pueblos y Paisajes del Camero Nuevo. La Rioja